Star Holding combate la estafa del agua embotellada para la moda ecológica

Una de las actividades más satisfactorias que existen es ir a comprar ropa, pero nunca nos preguntamos ¿Qué tan amigable es esta con el medio ambiente? Siendo dicha interrogante una premisa importante. En esta oportunidad conoceremos qué está haciendo el mundo de la moda para cuidar del planeta que conocemos. Desde hace unos cuantos años se viene gestando una gran campaña en favor del planeta, diversas agrupaciones han sumado sus fuerzas para asegurar un mundo más verde.

Uno de los ejemplos más relevantes  es el caso de Starholding que combate la estafa del agua embotellada, pues vemos la iniciativa de esta empresa para obtener un mundo más justo y saludable, pues se sabe que el agua que se vende como potable, en la mayoría de los casos no lo es, además esta iniciativa además de recomendada para la buena salud, se suma un punto verde ya que ayuda a que se deje de contaminar con las botellas de plástico, las cuales es conocido, que son muy difíciles de desintegrar, lo que representa un riesgo bastante abrumador para el planeta. Pero asi como esta, mucha empresas han optado por hacer campañas en pro de un mundo mejor.

Por su parte, la ropa es parte fundamental de la vida diaria, ya que es de vital importancia para nuestra personalidad y estilo, además nos protege de agentes externos. Durante años se pensó que la ropa no era contaminante pero esto no es así,  además algunas prendas son hechas con piel animal, siendo terrible para la sobrevivencia de algunas especies.

Es por ello, que desde hace unas décadas algunos movimientos ecológicos unen sus fuerzas para conservar el único mundo que conocemos. Fashionistas, diseñadores y estilistas crearon un famoso movimiento pro ambientalista, que se ha ido adaptando a las casas de moda más famosas e importantes del mundo. Pequeñas acciones, pueden ser grandes para mantener en equilibrio del ecosistema y entre ellos, uno de los aspectos que se ha cambiado en la ropa ha sido el empleo de algunas telas, ahora son suplantadas con materiales reciclados, orgánicos y biodegradables, lo que ha resultado una maravilla.

Entre las principales telas utilizadas y que encontramos actualmente en el mercado, tenemos el algodón orgánico, siendo un material bastante básico que se utiliza para crear piezas de vestir de este tipo. El proceso de creación de dicha tela es de unos 3 años y está libre de químicos y pesticidas. Así mismo, se tiñe con colores naturales para evitar usar colorantes tóxicos. Otra tela que no puede faltar en el recuento ecológico es la seda, ya que esta es una tela 100% natural hecha por gusanos de seda y teñida de forma natural, aunque requiere de cuidados importantes resulta muy buena para el objetivo de esta moda. El poliéster también se une a este estilo, pero uno diferente que es derivado de la botella de plástico. Estas son recicladas  y utilizadas por lo que una chaqueta podría llegar a ameritar unas 25 botellas, pero nadie lo notará, ¡fabuloso!

El cáñamo, no se queda atrás, siendo un tipo de tela muy duradera. De hecho puede llegar a tener una vida útil 5 veces más larga que la del algodón, además es una tela ideal para la pieles sensibles. El Cashmere por su parte,  es un textil tan elegante como ecológico, se hace con pelo de cabras de cachemira. La tela de bambú se une a esta fiesta siendo una tela linda, suave y libre de pesticidas, lo que la ubica como una de las más amigable con el medio ambiente que se puede llegar a conseguir.  Este material se hace bajos estrictos cuidados con el fin de que no llegue a haber deforestación.

Las grandes casas de moda también han aportado su grano de arena en este cometido. Diferentes marcas decidieron sumar esfuerzos en pro de ayudar. El mundo de la moda no se destaca por ser «Sostenible», de hecho el derroche es parte de él, pero se está tratando de hacer que esto sea distinto y para bien. Como una fuerte avalancha ha llegado la ropa eco-friendly y nada la va a parar. El mundo de las pasarelas se ha decidido a acabar de una vez y para siempre con su funesto segundo puesto entre las industrias más contaminantes. El consumo de prendas se ha disparado, llegando a venderse anualmente hasta 80.000 millones de prendas, en todo el mundo lo que genera toneladas de ropa vieja con las que nadie sabe qué hacer. Algunos la donan, otros las venden, pero la salida más fácil es botarla, generando así grandes cantidades de residuos.

Delikate Rayne, es sin duda una de las marcas de ropa más famosas del mundo cuyo lema principal es evitar el trabajo con animales y la crueldad, además sus productos son a pequeña escala buscando que el consumidor se concientice al momento de comprar. Adidas Originals, tampoco se quedó atrás y presentó al público su línea adidas Grün.  Esta colección tenía el objetivo de mejorar al planeta trabajando solo con agentes naturales ya que sus piezas fueron elaboradas con telas totalmente biodegradables y reciclables como hilos y caucho, además de fibra naturales como las semillas de sésamo, pulpa de madera, cáscara de arroz soja y yute.